Lunes, 15 Junio 2015 15:45

Banco Mundial propone áreas de acción para un nuevo modelo de desarrollo para Costa Rica

bancomundialLos investigadores del Banco Mundial Ana María Oviedo, Susana Sánchez, Kathy Lindert y Humberto López presentaron a las autoridades del Ministerio de Hacienda y a los diputados un informe denominado “El modelo de Desarrollo de Costa Rica de bueno a excelente” donde se desglosan tres grandes retos, en los cuales, el Gobierno debe trabajar. La reducción de la pobreza que se ha estancado y la desigualdad que va en aumento, así como la mejora de los ingresos y eliminar las presiones fiscales son las tres grandes áreas de trabajo en las que la Administración Solís debe enfocarse, cuanto antes.

La brecha entre los ricos y pobres se ha ampliado considerablemente desde la crisis mundial de 2008 y la creación de empleo para trabajadores no calificados ha sido débil, esto contribuye a un aumento del desempleo.

Por otra parte, a pesar del elevado gasto en prestaciones de protección social y el amplio pacto social, los impuestos y las transferencias no han demostrado ser eficaces en la redistribución de la renta para compensar estas diferencias.

La desigualdad ha aumentado en los últimos años, con un promedio de 0,52 durante el período del 2010 al 2014, lo que se explica tanto por las modificaciones de la encuesta de hogares como por la recuperación post-crisis.

Costa Rica ha pasado de ser el país menos desigual en América Latina y el Caribe después de Uruguay en el 2000, a estar en la mediana de los 17 países con datos comparables a nivel internacional para el 2012.

Además, los programas de asistencia social en Costa Rica están fragmentados con una cobertura muy baja entre los pobres y vulnerables. Incluso, el programa de mayor cobertura (comedor escolar) alcanza sólo a la mitad de la población en el quintil de ingresos más bajo.


Costa Rica debe mejorar sus ingresos

El segundo punto evidencia que Costa Rica debe mejorar sus ingresos con respecto a Estados Unidos, como lo han realizado otros países. No hacerlo afecta lo costos de producción que debilitan la competitividad del país e impiden que se una a los países con mejor rendimiento.

Estos costos de producción se ven afectados por los salarios, relativamente altos, que limitan la competitividad del país en los sectores de bajo valor agregado y por una serie de factores asociados con el clima de inversión y un aumento en los costos de electricidad, infraestructura débil y regulaciones onerosas.


Presiones fiscales

Los problemas fiscales, según el Banco Mundial, amenazan con socavar la sostenibilidad del pacto social y la marca ecológica del país y evitar que se realicen inversiones realmente necesarias en infraestructura pública.

“Sin consolidación fiscal, el déficit podría empujar la deuda pública a niveles insostenibles y amenazar las ganancias económicas, sociales y ambientales del país”, destacaron los expertos.

La situación fiscal, de acuerdo al informe, se ha deteriorado sustancialmente desde la crisis global, con un crecimiento en el déficit general del Gobierno Central al 5,6% por ciento del PIB en el 2013, asimismo, se proyectaba superar el seis por ciento en el 2014 y llegar al 6,6% en el 2015.

Por otro lado, la deuda pública aumentó de 25% del PIB en el 2008 al 37% en el 2013, con proyecciones de 63% para el 2019, a menos que se apliquen medidas correctivas.

Algunas de las razones, según los investigadores, están relacionadas con que desde 1953 la Asamblea Legislativa ha aprobado 1 259 exenciones fiscales (casi la mitad de ellas con definiciones poco claras sobre los impuestos exonerados) que suman 5,6% del PIB.

Tareas pendientes gubernamentales

El ministro de Hacienda, Helio Fallas, reconoció que la situación fiscal del país es la más compleja de los últimos 30 años y que se han entregado algunos proyectos para contrarrestar este problema y que a más tardar en este año se entregarán las iniciativas del Impuesto de Valor Agregado (IVA) y de Renta.

“Además, tenemos listo el proyecto para frenar las pensiones con cargo en el presupuesto nacional y ya se está discutiendo la iniciativa de fraude fiscal”, destacó.

El gran reto como país y como Asamblea Legislativa, según comentó el presidente del Congreso Rafael Ortiz, es servir de puente para generar más discusión y si no tenemos esa capacidad de hacer las cosas diferentes se obtendrán los mismos resultados que en el pasado.

Por su parte, el diputado del Movimiento Libertario, Otto Guevara, manifestó que todos los aspectos en cuanto al gasto público y la distribución de los ingresos no son nuevos y ya habían sido advertidos por la contralora General de la República, Martha Acosta y ahora hay que poner las propuestas de todos los sectores en soluciones.

“La reforma fiscal es urgente, pero eso no significa que el Banco Mundial esté diciendo que hay que aprobar más impuestos y hay un tema del que nadie habla y es cómo el crecimiento económico, activa la económica genera más empleo y brinda más ingresos tributarios”, destacó.

Fuente: http://www.crhoy.com/